jueves, 6 de agosto de 2015

6 DE AGOSTO DE 2001 MUERE :

JORGE AMADO

Novelista y académico brasileño, nacido el 10 de agosto de 1912 en Itabuna (Bahía) y fallecido el 6 de agosto de 2001 en Salvador de Bahía, donde está considerado uno de los grandes escritores del siglo XX. Cursó estudios de Derecho en Río de Janeiro. Miembro de la Academia Brasileña de las Letras, ha publicado abundantes novelas de tema social como Los viejos marineros, Jubiabá, o Gabriela, clavo y canela. En los años 30 irrumpe con Cacao (1933), que lo sitúa como protestatario formado en la línea del realismo social más estricto y militante. Es el escritor neorrealista de los marginados, los pescadores, los trabajadores y los marineros de su tierra, el autor que describe la actitud vital de la gente y, de vez en cuando, le añade un toque político a su universo regional, colorido y abierto a la comunicación.
En 1936, afiliado al Partido Comunista, va a la cárcel, y en 1937, al publicarse Capitanes de arena (Capitaes de arena), sus libros son quemados públicamente. De la cárcel pasa al exilio en Argentina hasta 1942. Cuando regresa, queda obligado a residir en Salvador, capital del estado de Bahía. Aquí escribirá Bahía de Todos los Santos (1945), con una temática más local y costumbrista, a la vez que más animada. Ese mismo año es elegido diputado comunista, y comienza su trilogía política Los subterráneos de la libertad (1954), con la cual viaja triunfalmente por los países socialistas. De regreso a Bahía, se entrega a la contemplación despreocupada del vivir corriente, y se centra en una figura de sugestión erótica: Gabriela, clavo y canela, 1958, de éxito mundial. Esta obra eclipsó su gran relato breve de ese mismo año, La muerte y la muerte de Quincas Barro de Agua. Sus siguientes obras, sin renegar de sus compromisos políticos, tendrán una temática de menos intensidad social, entrando incluso con humor en el ámbito de la creciente tendencia a la novela psicológica. Entre ellas destacan: Los viejos marineros o el Capitán de altura (1961), que trata de un burgués que ve cumplidos sus sueños de hacerse navegante, Doña Flor y sus dos maridos (1966), Teresa Batista cansada de guerra (1972), y Uniforme, frac, camisón de dormir (1979).

Aparte de escribir novelas, cuya prosa podría calificarse de sencilla y, a veces, descuidada, pero siempre influida por un modelo oral o conversacional, también ha publicado un libro de poemas titulado La carretera del mar.