jueves, 4 de agosto de 2016


POEMAS DE 

MAHBOBAH EBRAHIMI

Mahbobah Ebrahimi nació en Kandahar, Afganistán, en 1976. Desde 
su temprana infancia la guerra la llevó a vivir el desplazamiento 
hasta Irán, donde se graduó en cciencias básicas de la salud en la 
Universidad de Teherán. Escribe poesía desde su adolescencia, 
está casada con un poeta afgano y tiene tres hijos. Su primer libro 
de poesía es El viento es mi hermano. Trabajó como Jefe de 
Redacción del periódico cultural "Farkhar" y como Jefe de 
Redacción de la revista mensual “Neda”, dedicada a las mujeres. 
Desde 2007 vive en Afganistán con su familia, en medio de la 
zozobra de la guerra.


Paz

Un fusil al hombro,
vienes a darme la bienvenida
desgreñado y con las ropas raídas.
Este
no eres tú
se suponía un hombre cabalgando sobre un corcel rojo…
Pones una corona de capullos
de amapola sobre mi cabeza
¿Dónde está la corona de rosas que esperaba?
Sonríes
y las mariposas medio muertas de la esperanza
se apagan sobre el suelo:
déjame libre
Te temo,
en tus bolsillos ocultas campos minados
que han matado a muchos hombres
y los han enterrado en el pozo de tu corazón…
tus besos muestran ansiedad
y tu voz
me alcanza
exhausta y ajada.
Vamos a casa.
Bésame con ternura,
el amor neutralizará las minas
y tu beso,
es una paloma blanca,
que lleva en su pico
una flor tierna y afectuosa.

Planta

Arbustos de toronjil
que crecen por el arroyo
voltearon de repente sus ojos verdes
hacia la falda añil del agua
en una amorosa mirada.
¡Ay! El viento apartó a los amantes.
El trébol
medrando con su amor a la vida
saludó al campo inmemorial
que tan sólo correspondió a su venia
con la voracidad de un borrego hambriento.
Una hiedra
con sus rodeos y meandros
alrededor del bastidor de madera de la vida
pintó una pena violeta.

Viñedo

– “¿Puedo caminar contigo?”
dijo el eco de una pregunta en el viñedo
y una vid murmuró:
“Nada llega a tiempo,
la brisa
puede ser verdadera brisa
y la primavera, en verdad la primavera
para rasgar y abrir
la corteza de la parra
para que yo crezca
y racimos y racimos de uvas
se enreden:
alrededor de mis piernas,
de mis brazos.
Es una lástima pero
¡nada llega a tiempo!
El verano está en camino
los viñeros que me compraron
no pueden aún emborrachar a ese corazón roto
muchos años antes de mí,
la brisa se llevó un viñedo.
Recorran ahora su propio camino,
las brisas son mis hermanas,
caminaran con ustedes y les llevarán.”

Mariposa

No te escucho
en el viento
que repica en mi ventana
ni se de ti por el cartero
que toca a mi puerta,
no sé nada de ti.
¡Te he olvidado
como un niño
que olvida sus sueños!
Agito mis alas
y vuelo
¡pero no te encuentro!
Como las mariposas
que vuelan y huyen
de mi vestido
te has ido,
o quizás sigas cerca,
como el sabor a leche fresca
en la boca de mi hijo.

Azul
Para mi hija Mehraneh


Pensaba
en el océano al despuntar el sol,
en el velamen en el azul oleaje,
¡sí!
pensaba en ti,
¡mi bebita!
En los días en que flotabas en mi –
¡como un pececillo
sin mar!
Deseo para ti
mares y mares de felicidad
tranquilízate mi amor,
este no es el sonido de una bala,
son los granados floreciendo en el jardín
¡anhelantes de tus labios!
Las faldas del monte Baba
esperan que corras confiada
para cazar sus conejos
¡Tranquilízate mi niña!
Las bombas fueron sólo una pesadilla,
pertenecen a un tiempo en que mamá temía
a los explosivos que escondían dentro de reidoras muñecas,
tranquila.
El mundo es mi seno
guardando tu sueño con amor.

Primavera

¡Han vuelto los pájaros!
¡Es primavera otra vez!
¡Y regresa también la guerra!
Las aldeas, las planicies y los cerros
anidan armas de nuevo.
¡Otra vez primavera!
Se fue mi hermano,
dejando su granja, y el rebaño.
Cansado, con el corazón destrozado,
a viajar de nuevo,
dejando una pena atrás.
¡Otra vez a las puertas de la primavera!
Rememorando aquellos días
con Setareh y Bahareh – ¡que alegres niñas!
¡Ay, Dios!
Fue el año pasado, otra vez en primavera,
cuando aumentaron las tumbas en el pueblo.
Esta primavera los árboles
han de estrenar ropajes otra vez,
afortunados ellos por no ser como nosotros
y no tener que vestir mortajas.
¡Oren, niños del pueblo!
¡Pidan que la primavera no vuelva,
que la nieve no se derrita más,
para que no haya guerra otra vez!

Vida

Es de mañana, un niño latoso,
cansancio, aburrimiento, pesar, amargura
y, aún así, la necesidad de pan y té con leche.
Sin poder abrir los ojos para enfrentar el día.
Luciendo un velo, ha salido a buscar pan y leche.
Los montones de ropa sin lavar y las pilas de platos sucios,
cautiva en una pequeña habitación, tragando tus preocupaciones
saludas solemnemente al nuevo día.
No, la lucha no alivia al corazón,
¡huye volando como un pájaro
o avente con la vida!
Recoge las flores de esos momentos
antes de ofrecer tu corazón al polvo – ¡lo quieras o no!
¡Oh vida! Canta una oda desde mi garganta agotada
y no dejes que muera mi canción.

Aeropuerto

Alargada, elástica, sin estrellas
la noche se ha desplegado
sobre el aeropuerto – húmeda y oscura.
Con dos viejos maletines y veinte años de tedio
vamos al aeropuerto en taxi
en asiento al frente mío,
piensas en silencio,
pregunto “¿Cuánto dura el viaje?..”
“Cinco horas y quince minutos, llegaremos antes del alba”
Más cansado que nunca me contemplas…
Vuelo quinientos treinta y cuatro, asiento número treinta y siete.
¡Al fin huiste al vuelo de esta noche sin luna!

El fin

Mi corazón se atrevería a cruzar peligrosos estrechos
si alguna vez se me diera la libertad de viajar por el mar.
Y si los cielos no fueron vastos e inaccesibles,
mi corazón mostraría que puede ser un pájaro más audaz.
Me guiaría entonces el viento con aromas
Y Dios aguzaría gentilmente mis sentidos.
El amor es compartir y comprender.
Cuando es abandonado, se lleva también a la primavera.
Queda sólo fealdad,
tan sólo queda maleza.
Esos amores terminan siendo víctimas
de perpetuos ciclos de comienzos y finales.
¡Si el corazón que ama supiera qué le espera a la larga,
evitaría desde un comienzo la caída!

El viento

Como si estuvieras contando mi historia
con tu inconcebible soplo, ¡oh viento!
Tus palabras tienen el gusto salobre del agua marina
¿Pasaste por ese mar inmenso y amargo?
Suenas bastante inquieto
y tu eco, misterioso, deletéreo, extraño.
No estás preñado de las semillas de la prosperidad,
ni portas fragancias de buen augurio.
Te aguarda la maldición de la tierra. ¡Cuidado!
¿Qué más pueden darte estos suelos yermos?
Tan sólo polvo para compactarte
y llenarte de pólvora
¡para saturarte con ese olor diabólico!
Cuentas la historia de mis penas en tus suspiros:
¡Aunque habitas en los cauces de los ríos más salvajes
nunca dejas que mi sed se sacie!
¡Nunca permitiste que mi nombre apareciera al pie de ninguna
emotiva carta de amor de este mundo!
Me ignoraste
Me ignoraste aunque
tu soplo fuera sólo mi historia
ahogada en amargura y sangre

Noticias en la mañana: la sombra de la guerra

Una vez más saliste en televisión
a impresionar a la gente feliz y a arruinar su mañana.
Tú, ¡la más oscura imagen de la existencia!
mostrado a las gentes tranquilas del mundo
para arruinar su paz y su letargo.
No te importa cómo se pasó la noche,
por qué murieron los pájaros, una bandada tras otra.
Los ángeles guardianes sobre los hombros de la tierra
enseñaron una y otra vez a los jóvenes a levantarse y continuar.
Una vez más el corazón de la humanidad
hinchado de sangre
volvió a salir por la televisión.

La frontera

“Frontera” dice la señal
¿cuántas paradas faltan?
¿debemos esperar mucho todavía? ¿cuánto?
Tu nombre huérfano está escrito sobre la señal -
Presagiando, late mi corazón,
ansioso por cruzar la alambrada.
A este lado:
la oda amarga y asfixiante del adiós.
A ese lado:
Tantos poemas florecidos
en los labios de Qandahar.
¡O, viento! ¡Llévale a ella mis besos!
¡Adorna las mejillas del invierno
con miles de retoños de granado!
¡Ahora que la hierba verde ha crecido de sus heridas –
O, nube – rocía mis lágrimas sobre su cuerpo!
A este lado: la larga, larguísima espera en la frontera.
A ese lado, la primavera rebrota a la orilla del río.

Segunda desobediencia

Es un gran consuelo
no ser la luna que brilla sobre la tierra –
este planeta maldito, húmedo aún
de lágrimas de arrepentimiento de nuestra madre, Eva.
¿a dónde te has llevado nuestro paraíso, o madre?
¡El infierno es aquí en la tierra! ¡Sí, aquí!
¡Donde las penas de la vida
rebasan los límites de resistencia del hombre!
¡Es imposible ser celestiales en el infierno!
¡Y más quimérico aún, madre, sería que
este infierno tuviera la sapiencia suficiente para sufrirnos!
¡La tierra ya está hastiada del hombre!
Como hija verdadera tuya, acá abajo, en la tierra,
He recogido la manzana roja – ¡tal como tú en el edén!
La mano que la recoge es una continuación de la tuya,
¡Sí, madre Eva!
¡Por muy difícil de creer que parezca!

Primavera

La primavera ha llegado una vez más,
nuestro planeta, esa gitana sin control,
¡Ha dado otra vuelta al sol!
Ha venido alguien de lejos,
cansado como ustedes, pequeños mercachifles,
con un pesado fardo a cuestas,
vino a comprarles galletas
y a compartir con ustedes
sus agobios y penas.
Flores, dulces y canciones
ha traído la nueva primavera de lejos,
pero, como todos los años,
¡la han detenido tras las puertas del campo de concentración!
Que Dios les traiga, niños,
una primavera verde de Su edén
para que los alivie el peso de sus faenas
y de brillo a sus corazones.
Pasan sin brillo los días, lentos y cansados,
vacíos de primavera.
Que nunca olvide Dios
robustecer a los niños
con la esencia de la primavera.

Cisne

¡Debe estar muy enamorada
la hembra cisne que no atiende a la cercanía del invierno!
¡La cisne que no migró
debe estar enamorada de verdad!
El otoño se ha dado ya
su último baño en el lago
la ánade enamorada canta:
“Sigue siendo verano
me lo dice la tibieza bajo mis alas.
Mis pequeños están entre los bambúes
y mi pareja, buscando semillas”
El otoño no hace más que advertirle:
“¡Es sólo una seductora esperanza!
¡El invierno es inminente!
¡Desafortunado el cisne
que ignora la proximidad del invierno!
Sobre el limen del invierno
los cisnes vuelan en bandadas a las aguas tibias
y tarde llega la última,
abrigada por la tibieza de su corazón enamorado.

Pan

El horno se enfrió,
¡ya no había pan!
Los “fantasmas” hambrientos
lo rondaban
y olisqueaban con pesar.
¡Entonces el viento
se tragó el olor de los muertos!
Los manteles,
las cunas,
¡todo se lo llevó el viento!
Tan sólo las madres,
y nadie más,
encuentran triste refugio
en la canción de cuna.

Muerte

¡Eres un lago,
pero vas a morir en la red del pescador!
¡Has de estar loca
para morir a diario en tus cadenas!
¡La luna, los peces que has soñado
se apagarán al  fin en tu pecho
y terminarás enmarañada entre fango y espumarajos!
¡Con tantas perlas en la boca,
has de estar loca
para ir a parar a ese estanquecito oscuro!
¡sólo imagínalo, dichosa sirena!
Vivirías feliz por mucho tiempo
con simplemente cerrar los ojos
a preocupaciones y penas.
Desgraciadamente esa madre ha trenzado
las negras noches de tu cabello
con la luz de tus días
susurrando: “no hay salida de esta cadena”

Residencia
¡Cierra tu pasaporte, querido!
¡El mundo entero está en tu bolsillo!
Piensa en una flor
que ha echado raíces
en un jarrón plástico negro.

Creación

Es designio sagrado tener árboles moribundos
en el generoso festín primaveral
e infundirles un auténtico fervor
que los reverdezca y les permita florecer una vez más.
¡Oh gran Dios!
Oro porque alguna vez
quiera tu arbitrio bendecir de nuevo,
con tu caricia,
a tu creación y a tus criaturas.
Terminada la hechura del arquetipo en la horma
sácame dulcemente del polvo
y múdame en barro, salpicándome con lluvia.
Tu Divina sapiencia revelará entonces
la forma final del barro.
En la vasta diversidad de tu universo,
donde hay tanto el pájaro
como la piedra para matarlo,
oro humildemente,
has tu Divina voluntad
del armazón de mi cuerpo –
aún si es un guijarro en el lecho del río –
pero apiádate y permíteme estar cerca de ti.
Haz de mi corazón un pájaro o un pez
que vague por cielos y mares.
No me despojes de Tu amor:
trae de nuevo tu primavera a los árboles

Carta

Le escribí una carta al AMOR,
le pedí que me revelara algunos
secretos para aceptar con afecto
y que me abrigara con sus palabras de sosiego.
Le dije que rebosaba de apasionados poemas de amor
y le pedí que me ofreciera excusas para expresarme.
Le pedí al AMOR que prestara atención a los poemas amorosos
que perfuman mi almohada todas las mañanas
y que me dejara acompañarle en un coro
y cantar felices baladas de amor.
Le dije que sólo el amor
puede dar alas a la redención
y le pedí que ayudara a cierta ave enamorada
en el vuelo heroico en el que se quiere embarcar.
Le dije que los días oportunos han pasado ya
pero el ave sigue esperando anhelante
una carta de amor en su buzón,
o por lo menos un ramo de rosas febriles.

4 DE AGOSTO DE 1904 NACE:

WITOLD GOMBROWICZ
(Maloszyce, Opatow, 1904 - Vence, Francia, 1969) Escritor polaco, uno de los más destacados narradores de la vanguardia de entreguerras. Miembro de una rica familia de industriales y terratenientes, pasó la mayor parte de su infancia en Varsovia, donde obtuvo la licenciatura en derecho en 1926. Tras un viaje a París trabajó en los juzgados de la capital polaca; se preparaba para ejercer la abogacía, pero después de publicar el libro de relatos Memorias del tiempo de la inmadurez(1933) decidió dedicarse exclusivamente a la literatura y a la crítica literaria, labor que desarrolló para diversas publicaciones.

Witold Gombrowicz
El estallido de la segunda guerra mundial lo sorprendió en el transcurso de un viaje por Argentina, en cuya capital decidió entonces instalarse. Durante largos años la obra de Witold Gombrowicz fue despreciada e ignorada por los medios conservadores y por la crítica adepta al realismo socialista, pero finalmente consiguió reconocimiento, y en 1963 obtuvo una beca de la Fundación Ford para viajar a Berlín occidental, desde donde trasladó su residencia primero a las cercanías de París y luego a Vence, ciudad en la que murió, poco después de que le fuera concedido el Premio Formentor Internacional de Editores.
Su primera obra, la recopilación de cuentos Memorias del tiempo de la inmadurez, data de 1933, y en ella ya se manifiesta su actitud irónica y cargada de humor absurdo respecto de las herencias literarias anteriores, que manipuló y subordinó a sus propios objetivos. En realidad, su prosa enlazaba con la postulada una década antes por S. I. Witkiewicz, y tenía entre sus premisas básicas la convicción de que el formalismo perfeccionista de la cultura occidental había conducido a la esterilidad del arte. La forma, para él, es un medio de relación de los individuos entre sí, pero es preciso desenmascararla para librarse de sus ataduras.
Suele estimarse como su mejor obra la sátira cultural Ferdydurke (1937), insolente ya desde el mismo sinsentido de su título. Singular, futurista y surrealista, esta novela es en realidad una especie de compendio que incluye géneros tan diversos como diarios, panfletos, ensayos, monólogos y diálogos, y resulta en definitiva una suerte de crítica al sistema educativo y a la escala de valores éticos de la sociedad de la época. El protagonista es Momo, un "adulto" de 30 años, escritor fracasado, que vive la esquizofrenia de sentirse atrapado por su adolescencia, como si no la hubiera terminado de vivir. Momo comienza a revivir experiencias y relaciones que pertenecen a su vida pasada, a la de ese adolescente de dieciséis años, del que por momentos no puede escapar. Reaparecerá en su vida el profesor Pimko, una especie de censor, más que un estricto tutor, que hace volver a Momo al colegio para que termine de ser "educado".
Este colegio, o mejor, internado, se convierte en una especie de prisión de la que Momo "adulto" intenta escapar infructuosamente. En otro momento de la novela y de la vida de Momo, el profesor Pimko lo lleva a residir junto a la familia de un ingeniero conocido por Jovencillos. Momo comienza a vivir en una casa llena de referencias modernas, donde sus habitantes adoptan constantemente poses a través de las cuales manifiestan su yo. La hija del ingeniero, una adolescente de dieciséis años llamada Zutka, cautiva el corazón de Momo, pero ella no corresponde a su amor. Tantos fracasos y tanta incomprensión hacen que Momo escape de esa casa, de esa vida y con ello de todas las poses. Comienza a vagabundear y a vivir otras experiencias, van desapareciendo las máscaras y, al final, Momo se ve obligado a reconocer "que sólo podemos huir del hombre en otro hombre", y que deberá huir de continuo "en otros hombres y correr, correr, correr a través de toda la humanidad". El hombre, y en ello se visualiza la filosofía de Gombrowicz, sólo se realiza a través del hombre.
En 1938 publicó la obra dramática Yvonne, princesa de Borgoña, y al año siguiente, en la prensa y por entregas, la novela Los hechizados. Después de la guerra, en 1953, apareció la novela Transatlántico y, ese mismo año, el drama El matrimonio. Más tarde se editó Pornografía (1960), Cosmos (1965), por la que obtuvo el Premio Formentor, y la pieza teatral Opereta (1966). El teatro y la novela de Gombrowicz están íntimamente relacionados, no sólo por su sentido de lo grotesco y por el contenido de sus tramas, sino porque en ambos géneros los personajes adoptan papeles que les son impuestos y que encarnan al modo de estereotipos, mediante un lenguaje hecho de gestos y muecas. Gombrowizc publicó además tres volúmenes de sus Diarios (1957, 1962, 1966), que son una suerte de diálogo provocativo con el lector a propósito de diversos hechos de su vida, y en particular sobre las manifestaciones sociales del pensamiento estético y literario.

4 DE AGOSTO DE 2859 NACE:


KNUT HAMSUN
(Seudónimo de Knut Pedersen; Lomnel Gudbrandsdal, 1859 - Grimstad, 1952) Novelista noruego que despertó sentimientos encontrados entre sus compatriotas, por su obra existencial, y obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1920.
Fue hijo de una antigua familia campesina y su apellido era Pedersen. Llevó una existencia nómada, en cuyo transcurso ejerció las profesiones más diversas: aprendiz de zapatero en Bodö, y luego, siempre en la Noruega septentrional, carbonero, maestro de escuela, picapedrero, obrero de carreteras, empleado comercial, vendedor ambulante y escribiente de un puesto de policía. Intentó además, pero sin éxito, el periodismo.

Knut Hamsun
En 1882 emigró a América, donde trabajó singularmente en Wisconsin y Minnesota. Después de varios fracasos, volvió en 1884 a Noruega, país que abandonó de nuevo para marchar otra vez a los Estados Unidos. En esta segunda etapa americana hizo de agricultor en Dakota, fue tranviario en Chicago, y dio conferencias en Minnesota ante un pequeño grupo de compatriotas.
Comentó a Ibsen, Björnson, Strindberg, Zola, Tolstoi y Dostoievski, y contó luego sus impresiones de América, casi exclusivamente negativas, en el amargo libro La vida espiritual de la América moderna (1889); las de la dura vida en su patria aparecieron en la novela con la cual se dio a conocer, Hambre, y que le proporcionó inmediatamente la celebridad. En esta novela figura por vez primera el héroe característico de Knut Hamsun, el nómada perdido en la civilización y atraído siempre por la llamada de su bosque nativo. Al carácter esquemático del naturalismo opone el análisis del alma humana en su incoherencia y su misterio, y al estilo "científico" el impulso lírico y musical y el lenguaje de lo inconsciente e incognoscible.
Hambre siguieron una trilogía dramática influida por Nietzsche -A las puertas del Reino (1895), El juego de la vida (1896) y Ocaso (1898)-, la colección de composiciones líricas El coro salvaje (1904), y novelas, cuentos y varios relatos de viajes y de episodios de la existencia vivida, siempre en relación con el tema desarrollado en HambrePan (1894), Siesta (1897), Victoria (1898), Un país de ensueño (1903), Un vagabundo toca con sordina (1909), Hombres de hoy (1913),Los frutos de la tierra (1917), etc. En 1917 fue galardonado con el Premio Nobel.
Aunque en la caracterización psicológica de sus personajes, nuestro autor revela haber aprendido mucho de Dostoievski y Mark Twain, su naturalismo místico presenta posiblemente la expresión más original y elevada de la poesía noruega después de Ibsen. El mejor de sus libros, Pan, aparece invadido por el sentimiento panteísta de la naturaleza; en Los frutos de la tierra, en cambio, se da éste, con un carácter religioso, en la figura del aventurero Isak, gigantesco dominador y casi divinidad ctónica, situado sobre el fondo de la fecunda tierra de la cual ha surgido.
En los libros siguientes, Hamsun, ya padre de familia y hacendado, volvió a sus misantrópicos sarcasmos y a sus paradojas falaces, que, sin embargo, dejan vislumbrar siempre una excepcional intuición psicológica, sobre todo al presentar los vicios más detestados por el autor: la presunción y el dogmatismo, como enMujeres en la fuente (1920) y Último capítulo (1923). En sus últimas novelas,Vagabundos (1928), Augusto (1930), La vida continúa (1934), El círculo se ha cerrado (1937), reaparece el tema principal: la antítesis naturaleza-cultura, que culmina en una especie de mito del nómada, reivindicador de un individualismo anárquico y de un ingenuo idealismo ante los progresos del materialismo en la civilización moderna.
Conservador e incluso arrogantemente antidemocrático y germanófilo en la primera y segunda guerras mundiales, Hamsun fue sometido a proceso al terminar la última, desposeído de sus bienes por sentencia de un tribunal noruego y declarado enfermo mental. En 1949 apareció el diario escrito durante su reclusión: Por senderos donde crece la hierba.

4 DE AGOSTO DE 1834 NACE:


GASPAR NÚÑEZ DE ARCE
(Valladolid, 1834 - Madrid, 1903) Poeta español. Estudió en Toledo y Madrid, intervino en la política de su tiempo y fue cronista de la campaña de África (1859-60), como Alarcón. Del partido de Sagasta, desempeñó cargos políticos, entre otros el de gobernador de Barcelona (1868) y el de ministro de Ultramar.

Gaspar Núñez de Arce
Como escritor fue autor dramático y poeta lírico. En colaboración con Antonio Hurtado compuso dramas mediocres tales como El laurel de ZubiaHerir en la sombra y La jota aragonesa. Otros le pertenecen por completo: Deudas de la honra,Quien debe, pagaJusticia providencial y El haz de leña (1872). De todos ellos sólo este último es digno de salvarse del olvido. El tema de esta obra es la prisión y muerte del príncipe Carlos, hijo de Felipe II. En la interpretación del episodio, Núñez de Arce se apartó de Schiller, Alfieri y Quintana y se atuvo a una versión más fiel, al parecer, a la verdad histórica, por lo que eliminó la supuesta pasión amorosa del príncipe por la reina.
Con todo, sus mejores ensayos dramáticos palidecen ante sus poesías líricas, en las que abundan las descripciones, los temas religiosos, morales y políticos, los asuntos histórico-literarios. En 1875 publicó un tomo de poesías titulado Gritos del combate en el que recogió su producción de 1868 a 1874; el desencanto de la política extremista, los excesos del libertinaje tan típicos de las revoluciones españolas, el ansia de orden, de paz, de libertad, el cansancio y el escepticismo del alma, constituyen las ideas fundamentales desarrolladas en estas composiciones cuya más notable característica es el cuidado de la forma, la fluidez expresiva, la elocuencia a veces ampulosa y vacua, todo ello con caldas al prosaísmo y la obviedad.
La duda se titula una de las poesías del volumen, y éste fue uno de los tópicos de nuestro autor. Raimundo Lulio es un poema simbólico en tercetos dantescos, cuyo tema son las pasiones y arrepentimiento del beato mallorquín; La selva oscura(1879) es una imitación de la Divina ComediaLa última lamentación de lord Byron(1879), canto puesto en boca del poeta inglés, en bien cortadas octavas, está lleno de tópicos literarios, mitológicos, filosóficos y políticos; El vértigo, es una leyenda moral-descriptiva, escrita en décimas impecables; en La visión de fray Martín, el poeta presenta a Lutero conmovido por la duda; la Elegía a Alejandro Herculano está dedicada a los portugueses y a sus pasadas glorias, con motivo de la muerte del historiador y poeta luso; en Maruja (1886), se exalta el amor conyugal y los sentimientos caritativos; La pesca (1884) viene a ser un cuento de costumbres marinas.
Núñez de Arce es un valor de época; como poeta es desigual, pero no se le puede negar un notable virtuosismo formal. Su obra juzgada en conjunto ofrece más calidad que la de su contemporáneo Campoamor, con el que tiene, no obstante, muchas semejanzas, sobre todo en su aspecto de expositor en verso de lugares comunes filosófico morales.

4 DE AGOSTO DE 1792 NACE:

PERCY BYSSHE SHELLEY

(Field Place, 1792 - golfo de La Spezia, 1822) Poeta británico. Cursó estudios en Eton (1804-1810) y en el University College de Oxford, de donde fue expulsado (1811) por la publicación del libelo La necesidad del ateísmo. Ese mismo año, en Londres, se enamoró de una joven de 16 años, Harriet Westbrook, con quien, tras huir y casarse, vivió en el distrito de los Lagos, en York, en Irlanda y en el País de Gales, donde escribió su primer poema importante, La reina Mab (1813).

Shelley
De nuevo en Londres, conoció a W. Godwin, de cuyo pensamiento filosófico se declaró seguidor, y se enamoró de su hija Mary, con quien marchó al continente en 1814 y con quien se casó en 1816, año en que publicó Alástor o el espíritu de la soledad y en que, durante una estancia en Suiza, conoció a Lord Byron.
A su regreso en Londres, se enteró del suicidio de Harriet y perdió la tutela de los dos hijos que había tenido de su primer matrimonio. Aquejado de tisis, abandonó su país y en 1818 se instaló en Italia en compañía de Mary. Vivió en Milán, Lucca, Venecia, Nápoles y Florencia y escribió durante sus últimos cuatro años de vida sus obras maestras: el drama lírico Prometeo liberado (1819), la tragedia Los Cenci(1819), diversos poemas líricos (Oda al viento del OesteOda a una alondraLa mimosa y la Oda a Nápoles), la elegía Adonais (1821), inspirada por la muerte deJohn Keats, y el tratado La defensa de la poesía (1821).
Shelley es uno de los principales poetas de la segunda generación de románticos ingleses. Su obra está impregnada de idealismo y de fe entusiasta en el futuro de la humanidad, pero también de melancolía ante las desdichas de la existencia; en ella desempeña un importante papel la naturaleza, concebida como vínculo entre el hombre y los valores absolutos.