lunes, 27 de junio de 2016


27 DE JUNIO DE 1872 NACE :

PAUL LAWRENCE DUMBAR


Poeta estadounidense, nacido en Dayton (Ohio) en 1872 y fallecido en su ciudad natal en 1916. De formación autodidacta, dejó un bellísimo legado poético que, traspasado en todo momento por el humor, la ternura y la melancolía, introdujo por vez primera en la lírica norteamericana los usos dialectales y el ritmo expresivo propios del habla de la comunidad afroamericana. Este intuitivo acierto poético influyó poderosamente en las respectivas obras líricas de algunos poetas norteamericanos del siglo XX, como la escritora de Kansas Gwendolyn Elizabeth Brooks.
Nacido en el seno de una familia humilde -su padre era un antiguo esclavo negro que, a pesar de sus limitaciones, se esforzó por procurar para sus hijos la mejor educación que podía ofrecerles-, dio muestras desde su temprana niñez de poseer una viva inteligencia natural y una acusada inclinación hacia el estudio de las disciplinas humanísticas. En su juventud, ya poderosamente atraído por la creación poética, leyó con admiración y provecho la obra del gran poeta inglés Robert Burns(1759-1796), de quien siempre se confesó deudor, y, una vez graduado en la escuela secundaria de su ciudad natal, decidió emprender por su cuenta su propia trayectoria lírica, muy influida también en estos primeros compases por la lectura de los grandes narradores regionalistas que, junto a Burns, constituyeron la base de la formación literaria del joven poeta de Ohio.
Todavía muy influido por el citado Burns (al que emuló sin complejos en muchas de sus composiciones), se dio a conocer como poeta a comienzos de la última década del siglo XIX, por medio de la publicación de Oak and Ily (1891), obra que no pasó inadvertida para la crítica especializada, aunque no llamó la atención de un gran número de lectores. Pero al cabo de un lustro cosechó un éxito notable con la publicación de sus Lyrics of Lowly Life (Poesías de la vida humilde, 1896), donde dejó bien patente ese esfuerzo por incorporar a la poesía culta norteamericana los rasgos más coloridos del habla de los negros. Aunando el aprendizaje obtenido de la lectura de sus admirados maestros con estos usos y ritmos dialectales de la población afroamericana, Paul Lawrence Dunbar se forjó un peculiar y armonioso lenguaje poético que, sin temor a la mezcla indiscriminada del léxico de los negros y el inglés convencional, expresaba con gran riqueza de matices los sentimientos más puros del poeta y, en buena medida, de sus hermanos de raza.
En esta misma línea de trabajo siguieron otras entregas poéticas de Paul Lawrence Dunbar, entre las que cabe recordar las tituladas Majors and Minors (1896), Poems of Cabin and Field (1899), Sport of the Gods (1902) y Howdy, Honey, Howdy (1905). Consagrado, ya desde la publicación de sus magistrales Lyrics of Lowly Life, como una de las voces poéticas más representativas de su ámbito regional, fue honrado con un elevado cargo en la Biblioteca del Congreso, donde permaneció hasta que el agravamiento crítico de la anemia que padecía le obligó a regresar a su localidad natal de Dayton, en la que murió rodeado de la admiración de sus convecinos.

27 DE JUNIO DE 1889 NACE:


JULIO TORRI
(Saltillo, 1889 - México, 1970) Ensayista y prosista mexicano de aguda inteligencia y perfección verbal, uno de los escritores nacionales que con mayor fortuna cultivó la literatura reflexiva. Su obra, que se caracteriza por el cuidado estilo y el lirismo, incluye ensayos como Sentencias y lugares comunes (1945) y La literatura española (1952) y recopilaciones de cuentos (De fusilamientos, 1940).
Julio Torri llegó a la capital a los 19 años para cursar estudios en la Escuela Nacional de Jurisprudencia. Allí frecuentó a Alfonso Reyes y a otros escritores que, junto con él, serían conocidos más tarde como "la generación del Ateneo". Torri fue un notable traductor y profesor de literatura, a lo cual sumó un ejercicio no menos notable de antólogo, historiador y divulgador de las letras mexicanas y españolas, en manuales de gran pulcritud y corrección que aún hoy se consultan.
La obra de Julio Torri, parca y perfeccionista, de un elegante y fino sentido del humor, se considera ejemplar en las letras mexicanas modernas, e incluye Ensayos y poemas (1917), De fusilamientos (1940) y Prosas dispersas (1964), títulos que aparecieron reunidos en el volumen Tres libros. El vanguardismo anticipado de su prosa ha sido comparado al de otros precursores latinoamericanos, como el venezolano J. Garmendia, sobre todo por la creación de microcuentos ambiguos, de talante casi fantástico y de atmósfera mágica o mitológica.

27 DE JONIO DE 1880 NACE:


HELEN ADAMS KELLER
(Tuscumbia, 1880 - Easton, 1968) Escritora norteamericana. Invidente y sordomuda, se especializó en educación especial para discapacitados. A causa de una grave enfermedad que le acometió a los diecinueve meses de edad, Keller perdió la vista y el oído, lo que le impidió desarrollar el habla durante sus primeros años de vida. Cuando cumplió los seis años, sus padres contrataron a una institutriz irlandesa, Ann Sullivan, quien le enseñó el lenguaje de los sordomudos y que marcaría un giro radical en su vida.

Helen Keller
Posteriormente, y junto con su institutriz, prosiguió sus estudios especiales en la institución Horace Man School para sordos, de Boston, y en la Wright-Humason Oral School, en Nueva York. Allí no sólo aprendió a hablar, leer y escribir, sino que se capacitó para cursar estudios superiores. Siempre acompañada por A. Sullivan, desde 1900 hasta 1904, completó su formación en el Radcliffe College, donde se graduó con la mención "cum laude". Tras su graduación, Keller realizó diversos viajes a Europa y África.
Su obra publicada es, básicamente, autobiográfica, ya que Keller encontró en la escritura el modo de objetivar y hacer comunicable su difícil experiencia. Sus libros pronto se convirtieron en un ejemplo de tenacidad y resistencia frente a las dolencias eventuales de la vida, especialmente las físicas. Entre sus publicaciones destacan La historia de mi vida (1902); Optimismo, de 1903; El mundo en el que vivo (1908) -libro que le valió su fama internacional y en el que narra el contraste entre la riqueza de la vida íntima que su alma albergaba y la menguada vida sensorial de la que Keller fue víctima-; Canción del muro de piedra, de 1910; Fuera de la oscuridad, de 1913; Mi religión, de 1927; El medio de una corriente, de 1929;Paz en el atardecer, de 1932; El diario de Hellen Keller, de 1938, y Déjanos tener fe, de 1940.
En 1934 Keller tuvo ocasión de devolver los favores prestados y la persistente dedicación a su institutriz A. Sullivan cuando ésta perdió la vista imprevisiblemente. Keller publicó también algunos artículos en la prensa y en revistas especializadas.