jueves, 4 de febrero de 2016

4 DE FEBRERO DE 1995 MUERE:

PATRICIA HIGHSMITH

Narradora estadounidense nacida en Fort Worth (en el estado de Texas) el 19 de enero de 1921 y fallecida en Locarno (Suiza) el 4 de febrero de 1995. Autora de una copiosa producción novelística en la que sobresale, por su extensión y calidad, la saga protagonizada por el famoso coleccionista de arte Ripley -sin duda alguna, su personaje más universal-, está considerada como una de las grandes autoras del siglo XX cultivadoras del género de la novela policíaca.

Entre los numerosos autores norteamericanos que se han adentrado con profundidad en el complejo subgénero de la novela negra, Patricia Highsmith se singulariza por haber ambientado la mayor parte de sus tramas argumentales en Europa. Su personaje emblemático, el refinado asesino Tom Ripley, constituye un magnífico ejemplo de la agudeza de la autora a la hora de analizar con frialdad los caracteres masculinos; no obstante, también ha sabido indagar con perspicacia en el universo femenino, como queda patente en algunas obras suyas tan difundidas como Little tales of misoginy (Pequeños cuentos misóginos, 1975) o Edith's diary (El diario de Edith, 1977).

El interés suscitado en todo el mundo por las novelas de Patricia Highsmith (especialmente, las encuadradas en la "serie negra") ha llevado a varios cineastas a realizar diferentes adaptaciones de sus escritos para la gran pantalla; este interés ha permitido que algunas de sus narraciones, como su opera prima Strangers in the Train (Extraños en un tren, 1950), hayan gozado de un reconocimiento mundial sin precedentes. El genio del celuloide Alfred Hitchcock rodó, en 1951, una exitosa versión de esta primera novela de la escritora tejana, a la que después seguirían otras adaptaciones cinematográficas como A pleno sol (1959), del director francés René Clément (que supuso el lanzamiento internacional de Alain Delon, en el papel del amoral Tom Ripley), o El amigo americano (1977), del cineasta alemán Wim Wenders, basada en la famosa novela de la Highsmith Ripley's Game. Asimismo, la directora sueca Mai Zetterling realizó, a comienzos de los años noventa, una serie televisiva inspirada en su obra The Stuff of Madness.

Entre los títulos más conocidos de su "serie negra", conviene recordar aquí The Talented Mr. Ripley (El astuto Mr. Ripley, 1955), obra que, publicada en España bajo el epígrafe de A pleno sol, supuso la aparición de ese aventurero que luego habría de protagonizar algunas de las novelas más exitosas de la autora tejana; A Suspension of Mercy (Una privación de clemencia, 1965); Ripley Under Ground (Ripley bajo tierra, 1971); Ripley's Game (El juego de Ripley, 1974); y The Boy Who Followed Ripley (El muchacho que seguía a Ripley, 1980). También cabe citar, entre las mejores novelas de la Highsmith, algunas obras que no pertenecen al género policíaco, como El espantapájaros (1979), Catástrofes (1987) y Carol (1990).

Aunque resulta muy difícil compendiar en este artículo todos los títulos que configuran la extensa producción literaria de Patricia Highsmith, se ofrece a continuación una relación lo más exhaustiva posible de sus narraciones publicadas en lengua castellana, citadas por orden alfabético: A merced del viento (Barcelona: Planeta, 1985), traducida por Helena Valentí; A pleno sol. El talento de Ripley (Barcelona: Círculo de Lectores, 1988), traducida por Jordi Beltrán; Acabar con todo (Madrid: Compañía Europea de Comunicación e Información, 1992), traducida por Maribel de Juan); El amigo americano: el juego de Ripley (Barcelona: Círculo de Lectores, 1987), traducida por Jordi Beltrán; Los cadáveres exquisitos (Barcelona: Anagrama, 1995); Carol (Barcelona: Círculo de Lectores, 1991), traducida por Montserrat Morera; La casa negra (Madrid: Alianza Editorial, 1995), traducida por Maribel de Juan; Catástrofes (Barcelona: Anagrama, 1988), traducida por Jordi Beltrán; La celda de cristal (Barcelona: Círculo de Lectores, 1989), traducida por Amalia Martín Gamero; Clara Tambe (Barcelona: Edicions 62, 1988), traducida por Ramón Folch i Camarasa; La coartada perfecta (Barcelona: Bibliotex, 1993), traducida por Domingo Santos; Crímenes bestiales (Barcelona: Planeta, 1985), traducida por B. V. A.; Crímenes imaginarios (Barcelona: Mundo Actual de Ediciones, 1984), traducida por Jordi Beltrán; El cuchillo (Barcelona: Bruguera, 1981), traducida por Ernesto Ruiz Ibáñez; El diario de Edith (Barcelona: Círculo de Lectores, 1989), traducida por José Luis López Muñoz; Las dos caras de enero (Madrid: Alianza Editorial, 1995), traducida por Amalia Martín Gamero; Ese dulce mal (Barcelona: Círculo de Lectores, 1988), traducida por José Luis López Muñoz; Extraños en un tren (Barcelona: Círculo de Lectores, 1985), traducida por Jordi Beltrán; Gente que llama a la puerta (Barcelona: Círculo de Lectores, 1988), traducida por Jordi Beltrán; El grito de la lechuza (Barcelona: Mundo Actual de Ediciones, 1982), traducida por Joaquín Llinás; El hechizo de Elsie (Barcelona: Círculo de Lectores, 1987), traducida por Jordi Beltrán; El juego de Ripley y otros (Barcelona: Ediciones Orbis, 1987), traducida por Jordi Beltrán; El juego del escondite (Barcelona: Anagrama, 1990), traducida por Jordi Beltrán; Un juego para los vivos (Barcelona: Anagrama, 1989), traducida por Jordi Beltrán; Mar de fondo (Barcelona: Bruguera, 1986), traducida por Marta Sánchez Martín; La máscara de Ripley (Barcelona: Anagrama, 1992), traducida por Jordi Beltrán; Once (Barcelona: Planeta, 1988), traducida por P. Elías; Pequeños cuentos misóginos (Madrid: Alfaguara, 1995), traducida por Maribel de Juan; Lo que trajo el gato (Madrid: Compañía Europea de Comunicación e Información, 1992), traducida por Maribel de Juan; Rescate por un perro (Barcelona: Anagrama, 1987), traducida por Jordi Beltrán; Ripley en peligro (Barcelona. Círculo de Lectores, 1992), traducida por Isabel Núñez; Sirenas en el campo del golf (Barcelona: Anagrama, 1987), traducida por Jordi Beltrán; Small G: un idilio de verano (Barcelona: Anagrama, 1995), traducida por Elsa Mateo; Suspense: cómo se escribe una novela (Barcelona: Círculo de Lectores, 1987), traducida por Jordi Beltrán; El temblor de la falsificación (Madrid. Alianza Editorial, 1993), traducida por Maribel de Juan; Terror (Barcelona: Llibres del Trapezi, 1991), traducida por Isabel Forn; y Tras los pasos de Ripley (Barcelona, Anagrama, 1988), traducida por Jordi Beltrán.