miércoles, 14 de septiembre de 2016

14 DE SEPTIEMBRE DE 1580 NACE 
FRANCISCO DE QUEVEDO
Francisco de Quevedo. Madrid.
Poeta, dramaturgo y narrador español, nacido en Madrid el 14 de septiembre de 1580 y muerto en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) el 8 de septiembre de 1645. Máximo representante de la corriente conceptista que floreció en las letras hispánicas del Siglo de Oro, tuvo el acierto de forjar una prosa tersa, pulida y esmerada, cuya riqueza y variedad sólo tienen comparación con la altura a la que se remontan los alardes lingüísticos de su poesía.
Vida
Hasta el año 2008 se aceptó como fecha probable de su nacimiento el 17 de septiembre de 1580. No obstante, un estudio dado a conocer el citado año reveló que Quevedo nació el 14 de septiembre, es decir, tres días antes de la fecha estimada y generalmente aceptada por todos. El estudio está basado en un conjunto de versos y cartas en los que el propio autor hace alguna referencia a su nacimiento, según afirmó el presidente de la Fundación Francisco de Quevedo, Jose Luis Rivas, director de la investigación.
Quevedo pertenecía a una familia de la baja nobleza, que se había integrado en el alto funcionariado y en la servidumbre de palacio. Así, su padre, el montañés Pedro Gómez de Quevedo, fue secretario particular de la infanta doña María, futura esposa de Maximiliano II, y de la reina doña Ana de Austria. Su madre, Ana de Santibáñez, fue dama de la reina y de la infanta Isabel Clara Eugenia. De esta manera, Quevedo anduvo por palacio desde su infancia. Estudió en el Colegio Imperial, situado en la madrileña calle de Toledo, en el edificio que hoy alberga al Instituto de Bachillerato "San Isidro", que regentaba la Compañía de Jesús, y, posteriormente, en las universidades de Alcalá y Valladolid (en ésta última Teología entre 1601 y 1606, años en los que la corte estuvo instalada allí). De estos años datan su enemistad con Góngora, el inicio de su correspondencia con Justo Lipsio y su fama como poeta, cimentada sobre todo en la aparición de poemas suyos en las Flores de poetas ilustres, recogidas por Pedro de Espinosa y publicadas en Valladolid en 1605.
Francisco de Quevedo, retratado por Velázquez.
En 1606, vuelve a Madrid con la corte y comienza a buscar acomodo dentro de ella. Lo hallará en primer lugar con el Duque de Osuna, al que conoció, al parecer, durante sus años de estudiante en Alcalá de Henares. Comienza a escribir sus Sueños y su España defendida de los tiempos de ahora, y traduce a Anacreonte y a Focílides; concurre a academias como la del conde de Saldaña. Al tiempo, orgulloso de su origen nobiliario, inicia un pleito por el señorío de la Torre de Juan Abad, que ganaría en 1631 y que le costaría abundantes esfuerzos y dineros. En 1613, y tras padecer una crisis espiritual que se plasmó en sus Lágrimas de Jeremías castellanas (entre otras obras), acepta el puesto de secretario del Duque de Osuna, con el que parte a Sicilia y, de allí, a Nápoles. Durante sus años en Italia, realiza importantes misiones diplomáticas para el Duque, que, en pago, le consigue el hábito de Santiago. Entre ellas, además de sobornos en la corte para lograr el virreinato de Nápoles para el duque, destacará la famosa la conjuración de Venecia, en la que el poeta se verá involucrado. Al caer en desgracia su protector en 1620, sufrió destierro en la Torre y prisión al año siguiente y hasta 1622.
En 1634, se casa con Esperanza de Mendoza, señora de Cetina, viuda de la que se separó a los dos años y que lo dejó viudo en 1641. Mientras, la dureza de sus burlas contra todo el mundo le han granjeado numerosos enemigos, entre ellos el todopoderoso Olivares del que tanto había esperado en principio el autor (véanse al respecto obras suyas como El Chitón de las Tarabillas o la dedicatoria enderezada al valido al frente de la edición de la Poesía de fray Luis de León, así como el nombramiento del autor para secretario del rey, que dan muestra de una relación que en principio no podía ser mejor). Todo ello lo sitúa en una posición incómoda que propicia ataques como los enderezados por Pacheco de Narváez, el padre Niseno y Juan Pérez de Montalbán en el Tribunal de justa venganza, erigido contra los escritos de don Francisco de Quevedo, maestro de errores, doctor en desverguenzas, licenciado en bufonerías, bachiller en suciedades, catedrático de vicios y protodiablo entre los hombres, publicado en 1635. En este mismo año, Pacheco de Narváez lo denuncia a la Inquisición. Los ataques se centran, con frecuencia, en su cojera y en su miopía, de los que hizo burla él mismo.
En 1639, es detenido acusado de ser espía de los franceses y conducido a San Marcos de León, donde permanece hasta 1643 en tan malas condiciones que su salud se resiente. La anécdota de que el poeta logró hacer llegar hasta la servilleta del rey un memorial contra el valido y que éste fue el origen de la indisposición nunca ha logrado ser comprobada. Con todo, la epístola "No he de callar por más que con el dedo" dirigida al valido, señala cierta indisposición del poeta para con un régimen que perpetuaba los errores del que había querido corregir. Durante estos años de cárcel, escribe obras como el Marco Bruto, que publica a su regreso a Madrid en 1644. Al año siguiente se retira a la Torre de Juan Abad, donde continúa escribiendo hasta que su enfermedad lo obliga a trasladarse a Villanueva de los Infantes, donde muere el día 8 de septiembre. Sus restos se conservan en la capilla de la Virgen de la Soledad de la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol de este pueblo manchego.
Obra
La obra de Quevedo abarca tanto la prosa como el verso y el teatro, aunque en éste último su habilidad se mostrara menor. Los temas tratados por el autor, en uno y otro género, van de la burla más descarada y cruel, que es por lo que es más conocido, hasta la meditación más honda sobre el sentido de la vida, pasando por reflexiones de carácter político y por una lírica amorosa que contradice en su hondura la misoginia que tantas veces demuestra en sus obras de burlas.
AMOR CONSTANTE
MÁS ALLÁ DE LA MUERTE
"Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera.
Mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.
Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,
su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, más tendrán sentido;
polvo serán, más polvo enamorado".
Sólo parte de dicha obra se publicó en vida del autor. Así, la poesía no vio la luz hasta 1648, a cargo de Pedro González de Salas, bajo el título de El Parnaso español, monte en dos cumbres dividido, con las nueve Musas, edición completada por Pedro Aldrete y Villegas, sobrino del poeta, bajo el título de Las tres musas últimas castellanas (1670).