lunes, 19 de septiembre de 2016

19 DE SEPTIEMBRE DE 1908 NACE:

MIKA TOIMI WALTARI

Poeta, narrador y dramaturgo finlandés, nacido en Helsinki en 1908 y fallecido en su ciudad natal en 1979. Autor de una fecunda y brillante producción literaria que abarca casi todos los géneros que estuvieron en boga en su tiempo, merced a su famosa narración titulada Sinuhé el egipcio (1945) se convirtió en uno de los escritores fineses de mayor proyección universal.

Volcado desde muy temprana edad hacia los estudios humanísticos y el ejercicio de la creación literaria, el joven Mika Waltari se graduó en la universidad de la capital finlandesa, donde, con tan sólo veinte años de edad, ya se había dado a conocer como poeta, a raíz de la publicación de un volumen de versos titulado La calle mayor (1928). En efecto, fue uno de los principales animadores del panorama literario de Helsinki, en el que participó activamente dentro del célebre grupo literario de los Tulenkantajat ("Portadores de fuego"), formado por jóvenes creadores que consiguieron introducir el espíritu y la estética modernista en las siempre lejana Letras finlandesas. En su poemario citado hay, empero, algunos rasgos que delatan sus contactos con los movimientos vanguardistas que, en las diferentes literaturas europeas y americanas, sucedieron a la corriente modernista; entre estos rasgos, sobresale la preocupación del poeta por los aspectos mecánicos de la moderna civilización y por la importancia que ha adquirido la vida urbana.

Plenamente integrado, pues, en todos los focos que contribuían al mantenimiento de la vida cultural en la Finlandia de la primera mitad del siglo XX, Mika Waltari se convirtió durante la década de los años treinta en una de las figuras centrales de la intelectualidad de su país, donde ejerció su influencia como editor adjunto, crítico literario y, finalmente, director del prestigioso seminario cultural Soumen Kuvalehti(1936-38). Esta preeminencia en el epicentro intelectual y artístico de su pueblo le condujo también a desempeñar importantes cargos públicos al servicio de sus conciudadanos, sobre todo durante la Guerra Ruso-Finesa y la II Guerra Mundial, en las que desarrolló una importante labor logística como miembro de la oficina de información del estado.

Ya por aquel entonces Mika Toimi Waltari se había consagrado como novelista, faceta en la que debutó también precozmente con la publicación de Suuri illusioni(1928), una opera prima escrita en París durante sus años juveniles. Cada vez más alejado de las rigurosas exigencias estéticas e intelectuales que se había impuesto en su condición de poeta, el escritor de Helsinki fue evolucionando hacia el cultivo de una literatura de consumo que, si bien le reportó una amplia legión de seguidores entre los lectores de su ámbito geo-cultural (e, incluso, de buena parte del mundo), lo cierto es que también le relegó a la esfera comercial y publicitaria de los expertos fabricantes de best-sellers. Desde luego, a este status llegó con la publicación, recién acabada la II Guerra Mundial, de su famosa novela Sinuhe, egytilainen(Sinuhé el egipcio, 1945), que inmediatamente se convirtió en un éxito de ventas en todo el mundo, acrecentado por la popularidad que le granjeó la versión cinematográfica rodada en 1954 por el director de origen húngaro Michael Curtiz.
Previamente, Mika Waltari ya gozaba de un cierto reconocimiento como prosista en su Finlandia natal, donde a su mencionada opera prima había añadido otras narraciones extensas como Vieras mies tuli taloon (Un forastero llegó a la granja, 1937) y Akhnaton (1937). Pero, tras Sinuhé el egipcio, advirtió que sus grandes éxitos de ventas habrían de estar siempre ligados al subgénero de la novela histórica, en el que realizó otras muchas incursiones que confirmaron su habilidad para reconstruir los remotos períodos de la Antigüedad. Entre estas narraciones de corte histórico (que, con mayor propiedad, habría que denominar "novelas pseudohistóricas"), cabe recordar las tituladas Mikael Karvajalka (1948), El ángel negro (1951), Turms el etrusco (1955), Marco el romano (1961) y Lauso el cristiano(1967). Además, el escritor de Helsinki publicó otras novelas como Valtakunnan salaisuus (El secreto del reino, 1959), así como numerosos relatos breves de género policíaco y de aventuras. Finalmente, cabe recordar que Mika Toimi Waltari realizó también algunas incursiones dentro del género dramático, en el que, con menos fortuna que en su faceta de novelista, estrenó varias comedias y algunos dramas.
Resultado de imagen para Waltari, Mika Toimi