miércoles, 5 de octubre de 2016

5 DE OCTUBRE DE 1924 NACE:
JOSÉ DONOSO 
Narrador chileno, nacido en 1924 y muerto en 1996. Perteneciente a una familia de clase burguesa, cursó estudios en el Instituto Pedagógico de Chile y, en 1951, obtuvo el grado de Bachiller en Artes en la Universidad de Princeton, donde dio sus primeros pasos en la narrativa breve en lengua inglesa. Enseñó inglés en el Instituto Pedagógico de la Universidad Católica y en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile. Residió en Estados Unidos en la década de los 60, así como en España en la de los 70, hecho que motivó que su obra se conociese fuera de su país.
Obra.
Su primera colección de relatos, titulada Veraneo y otros cuentos, salió a la luz en 1955, en publicaciones periódicas. Posteriormente apareció El charlestón (1960), pero para entonces, ya había publicado su primera novela larga, Coronación (1957), tras la que escribió Este domingo (1966), El lugar sin límites (1967), El obsceno pájaro de la noche (1970), Tres novelitas burguesas (1973), Casa de campo (1978), La misteriosa desaparición de la marquesita de Loria (1980), El jardín de al lado (1981) y Cuatro para Delfina (1982). La última novela que publicó en vida fue La desesperanza (1986), ya que su obra postrera, El Mocho, vio la luz póstumamente en 1997. En 1972, en su Historia personal del "boom", analizó el fenómeno de la novela hispanoamericana en los años sesenta y setenta .
El tema principal de José Donoso en sus obras es la desintegración, tanto del individuo (y de la familia, el núcleo social) como de la sociedad (y no sólo de la sociedad burguesa), y del sistema de valores y creencias en que se fundamentaba tradicionalmente la vida individual y social.
En su Historia personal del boom (1972), José Donoso no sóIo nos ofrece una descripción memorable del impacto de la nueva novela en el mundo literario asfixiante chileno a principios de los años 60, sino que tiene el valor (y la modestia) de declararse hijo del boom. A escritores como Donoso les costaba un trabajo inmenso romper “las barreras de la sencillez y del realismo como destino único de nuestra literatura”, y desbaratar “el dogma chileno de la necesidad de un lenguaje transparente y limpio en que se encarnara nuestra ironía”.
Coronación (1956) se estructura en torno a la decadencia de una familia de la clase alta chilena, los Abalos, representada principalmente por la abuela misiá Elisa, ya nonagenaria, y su nieto cincuentón don Andrés. La locura ya incurable de aquélla va poco a poco contagiando a éste hasta que, tras un estallido de erotismo reprimido provocado con su contacto con la criada Estela y el consecuente fracaso grotesco, Andrés termina aceptando, casi conscientemente, el destino de su abuela, la locura, prefiriéndola a la angustia y a la soledad en que de pronto se encuentra. Y es verdad, como sugieren algunos críticos, que Coronación, a pesar de los elementos surrealistas y freudianos que contiene, viene a ser, con Las buenas conciencias de Fuentes, la última novela galdosiana escrita en Hispanoamérica.
Si bien el estudio de la decadencia de la sociedad chilena ocupa un lugar de importancia en Coronación, Donoso ha protestado, una y otra vez, contra los que no han percibido “algo más allá de esa superficie”. Lo que queda más allá de la superficie de la novela es la progresiva alienación de don Andrés, su pérdida de “ese orden que era la esencia misma de la vida”. En las afirmaciones de este personaje podemos encontrar una clave para la comprensión de la obra posterior de Donoso:
“Todo no es más que un desorden, una injusticia, un juego de locura deI Cosmos. Si hay un Dios que vele por el destino de los hombres, no puede ser sino un Dios loco. ¿Qué locura más completa que haber dotado a los hombres de conciencia para darse cuenta del desorden y del terror, pero no haberles dotado de algo para vencerlos?...El único orden es la locura, porque los locos son los que se han dado cuenta del caos total”.
El tema fundamental en la obra de Donoso es su nostalgia de la fe, de un Dios vigilante de un ‘orden’ existencial, sin el cual no hay más que caos. El autor mismo ha declarado: “Quisiera que el lector inmerso en mi mundo novelesco sintiera el temor, el terror, el amor al caos”. Perdida toda fe en un orden divino, sólo queda el caos. El mundo se convierte de golpe en “un mundo en que los seres comienzan a deformarse, a perder sus dimensiones llamadas normales y se transforman en algo casi irreconocible, en que las pautas de la normalidad moral, sexual, pasional, etc., pierden su significado y empiezan a trivializarse”.
En 1997 se editó su última novela, El mocho, testamento literario de José Donoso, escrita, ya irremediablemente enfermo, en los postreros días de su vida y que no alcanzó a verla publicada.