sábado, 21 de junio de 2014


    OLEVERIO GIRONDO


    Azotadme

    Aquí estoy,

    ¡Azotadme!

    Merezco que me azoten.


    No lamí la rompiente,

    La sombra de las vacas,

    Las espinas,

    La lluvia;

    Con fervor,

    Durante años;

    Descalzo,

    Estremecido,

    Absorto,

    Iluminado.


    No me postré ante el barro,

    Ante el misterio intacto

    Del polen,

    De la cama,

    Del gusano,

    Del pasto;

    Por timidez,

    Por miedo,

    Por pudor,

    Por cansancio.


    No adoré los pesebres,

    Las ventanas heridas,

    Los ojos de los burros,

    Los manzanos,

    El alba;

    Sin restricción,

    De hinojos,

    Entregado,

    Desnudo,

    Con los poros erectos,

    Con los brazos al viento,

    Delirante,

    Sombrío;

    En comunión de espanto,

    De humildad,

    De ignorancia,

    Como hubiera deseado.


    ¡Como hubiera deseado!