jueves, 11 de agosto de 2016

11 DE AGOSTO DE 1897 NACE:
ENYD BLYTON 
Escritora británica nacida en 1897 y muerta en 1968. Estudió magisterio y publicó su primer libro de poemas Child Whispers en 1922, pero no comenzó a escribir de manera constante hasta 1938. Escribió cuentos de hadas, libros de aventuras y series sobre sus personajes más famosos, Los Cinco y Los Siete. Publicó más de seiscientos libros, de los cuales la mitad continúa reeditándose en la actualidad. Se hizo muy popular entre los niños debido a su estilo amable, sus personajes y su sencillo vocabulario. Sus libros fueron bien aceptados durante los años treinta y cuarenta, y aunque se consideraban un mero entretenimiento, tras la posguerra intentaron prohibirlos. Posteriormente, encontraron menos oposición y fueron considerados útiles para desarrollar el gusto por la lectura en los niños y los jóvenes. Entre los autores de literatura infantil que eligieron pasar -por lo menos de una forma explícita- sobre el deseo de didactismo para distraer ante todo, cabe destacar el papel de esta escritora inglesa, que siempre pretendió coincidir con las necesidades espontáneas del niño.


El Club de los Cinco

El joven lector pide fundamentalmente a la novela de aventuras que le transporte a confines geográficos e históricos de nuestro mundo, y que le ponga en relación con seres excepcionales a quienes pueda admirar y con los que sentirse identificado; pero, al mismo tiempo se hace necesario dar al niño conocimientos científicos, técnicos, históricos, etc. Otra regla de oro de la literatura de los jóvenes es que éstos exigen a sus héroes que se comporten como adultos.

El Club de los Cinco, gracias a su título, al atractivo que ejercen los cuatro héroes acompañados de su perro y, sobre todo, al número de volúmenes publicados, es el auténtico dueño del mercado. Es aquí donde la autora conserva el tono infantil con más naturalidad que sus numerosos seguidores e imitadores. La atmósfera de prolongadas vacaciones es, por otro lado, un importante detalle a tener en cuenta en estas obras, que constituyen una especie de opio que se adapta bien a la edad de los consumidores. Un análisis serio de El Club de los Cinco, naturalmente en su lengua original y no en las versiones edulcoradas que ofrecen otros idiomas, permite comprender que los países que poseen esta tradición de literatura infantil manifiestan siempre mayor comprensión de las necesidades de la fantasía infantil y, por ello mismo, mayor vitalidad. De hecho, es fácil ver que de ahí precisamente es de dónde proviene toda esta literatura de evasión, reflejada en el fenómeno de El Club de los Cinco, pero que sabe conservar su principal mérito: la ausencia total de pretensión literaria.
De aquí surge el fenómeno de la serie; en general podríamos hablar de una serie literaria -peo también puede ser televisiva, cinematográfica, periodística, etc.- como de un fenómeno basado en un esquema extremadamente pobre, aunque no por eso reduce sus posibilidades de éxito. A pesar de sus manifiestas carencias, en los últimos años asistimos a un crecimiento progresivo de las series. En Francia todavía son tímidas, y no hacen sino dar los primeros pasos frente al fenómeno Enyd Blyton, pero en otros países, concretamente los latinos, no hay un equivalente de este género; sin embargo, se perpetúa felizmente en los Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y los países escandinavos, con autores como Elizabeth Enrigth, Anthony Buckeridge, Henri Winterfield y Harry Kullmann. En el caso que nos ocupa -el de Enyd Blyton-, y hay que limitarlo a las dimensiones psicológicas del mundo infantil, se trata de un grupo de niños -la literatura infantil generalmente no admite el héroe solitario- que vive, de libro en libro, una aventura de tipo policial basada en un enigma, normalmente muy simple, y que lleva implícitos o explícitos todos aquellos motivos que causan impacto en la imaginación: la agresión, bajo la forma de robo o de desaparición; la búsqueda, la prueba, el desenmascaramiento. Y, sin embargo, las series se multiplican.